8 CONSEJOS PARA AHORRAR TIEMPO COMO PROFESOR

HomeEducation

8 CONSEJOS PARA AHORRAR TIEMPO COMO PROFESOR

"¡Los profesores trabajan mucho por las mañanas y están libres por las tardes!" ¿Quién no ha escuchado algo parecido a esta frase sobre el empleo d

Book Publishing Services – Why Amazon KDP is the Best & No.1 Choice for Book Publishing?
HOW TO CALCULATE WHAT GRADE I NEED ON THE FINAL
How To Encourage Your Child To Do Homework Sincerely?

“¡Los profesores trabajan mucho por las mañanas y están libres por las tardes!”

¿Quién no ha escuchado algo parecido a esta frase sobre el empleo de profesor? Cualquiera que trabaje como profesor sabe que esas afirmaciones son falsas. Debido a las numerosas tareas, exigencias y expectativas, los profesores se enfrentan al reto de no someter por completo su vida a su trabajo docente. ¿Cuántas veces ha pasado una semana de trabajo y sólo has realizado una parte de lo que te habías propuesto? Pero ¿por dónde empezar el cambio?

El tiempo es escaso en el trabajo docente y no debe desperdiciarse. Tenemos algunos consejos que pueden ayudarte a reducir el estrés y ahorrar tiempo.

  1. Calificar:

Calificar los trabajos de clase es inevitable, por muy tedioso y largo que sea. Puedes ahorrar tiempo fijándote una fecha límite, programando tus horas de calificación cuando seas más productivo y recordando que tus alumnos necesitan tu orientación para ser mejores personas y alcanzar su máximo potencial.

  1. Prepara El Material Didáctico Con Anticipación:

La preparación de las clases puede suponer una pérdida de tiempo si no encuentras los materiales que necesitas fácilmente. Tanto si compras unos como si imprimes otros, es posible que te encuentres con algunas dificultades en el camino, como quedarte sin papel o largas colas en la papelería. Para evitar este estrés, lo único que puede ayudar es una buena planificación; tenlos preparados al menos un día antes de la lección.

  1. Prepárate Para Las Conferencias:

Las escuelas no son diferentes de la mayoría de las empresas en este sentido: las conferencias y reuniones tienen un alto potencial de consumo de tiempo. He aquí algunos requisitos importantes para una reunión rápida:

– Planificación eficaz: la fecha y día (idealmente con los objetivos de la reunión y un horario) se anuncian con anticipación.

– Preparación minuciosa: Todos los participantes marcan la fecha y se adhieren a la hora programada.

– Un comienzo rápido.

– Una buena moderación: El trabajo del responsable de la reunión es mantener a la gente centrada en el tema y presionar para que se tomen decisiones en el momento adecuado. Los detalles que sólo interesan a unos pocos pueden discutirse más tarde en un grupo particular.

  1. Consigue Un Profesor Asistente Y Planifica Las Actividades Extraescolares:

Si tu clase va a realizar una excursión, tendrás que encontrar al menos a otra persona que comparta contigo las tareas de supervisión. Sin embargo, a menudo es más fácil decirlo que hacerlo, porque vigilar a una multitud de alumnos día y noche suele ser muy agotador, especialmente en las excursiones de larga duración.

No sólo la búsqueda de profesores asistentes adecuados lleva tiempo, sino también la organización de una actividad extraescolar. Las excursiones que duran varios días son las que, naturalmente, necesitan más planificación. Para evitar tener una montaña de tareas sin terminar justo antes de que termine el día, la prioridad es empezar a planificar con anticipación. Te recomendamos que crees una lista con todas las tareas que hay que realizar (si es tu primer viaje, seguro que tus compañeros te ayudarán a no olvidar ningún punto que haya que marcar).

  1. Establece Los Límites De Las Reuniones Con Los Padres:

La comunicación con los padres de tus alumnos es una parte esencial de un trabajo de profesor. Sin embargo, esto no implica que tengas que estar disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana. Un horario de oficina, un contestador automático y una dirección de correo electrónico ayudan a definir los límites.

  1. Aplica Contramedidas:

Para muchas personas, resulta beneficioso clasificar las próximas tareas por orden de importancia y urgencia.

Los profesionales de la gestión del tiempo llaman a esto el Principio de Eisenhower. A continuación, divide las tareas en cuatro categorías y procede de la siguiente manera:

importante + urgente → Hacer primero.

No importante + urgente → delegar – Como los profesores rara vez tienen a quién pasarle las tareas, marca esta categoría en segundo lugar.

Importante + no urgente → Fija un plazo y hazlo a tiempo.

No importante y no urgente → Decide si estas tareas son importantes o urgentes. Si no lo son, elimínalas de tu lista de tareas pendientes. En caso contrario, muévelas al final de la lista y complétalas en cuanto sean críticas o urgentes.

  1. Analiza

Si quieres hacer algo contra el estrés y la falta de tiempo, primero debes examinar tu situación como profesor, que difiere mucho de la de tus compañeros de trabajo, porque cada uno tiene unas condiciones de vida, un comportamiento y unas preferencias diferentes. Puedes tener un horario de trabajo diferente, asignaturas, otras funciones escolares, una situación familiar distinta, etc. Es fundamental determinar qué puedes cambiar por ti mismo, cómo te comportas y cuáles son tus circunstancias, antes de decidir cómo deben ser las cosas.

¿Qué tipo de trabajo como docente quiero?

¿Qué puntos me agobian más?

¿Dónde puedo hacer un cambio?

Para responder a estas breves preguntas, necesitarás un poco de paz y tiempo para concentrarte intensamente en tu propia vida docente diaria.

  1. Prueba Qué Estrategias Funcionan:

Este paso suele pasarse por alto o completarse de forma apresurada, pero es un paso crucial para determinar si tu estrategia actual es la adecuada o si el método debe ser ajustado ligeramente para aliviar el estrés y la falta de tiempo, ya que el simple hecho de conocer las estrategias no te permitirá tener más tiempo para las cosas que son importantes. Aquí es donde debe entrar el siguiente paso: aplicar y probar. La duración y el momento de la fase de prueba en el día a día de profesor deben elegirse de tal manera que puedan entrar en juego, según la que elijas. Pregúntate si debes utilizar esa estrategia todo el año o si sólo te servirá en determinados momentos o situaciones.

COMMENTS